UNA GALAXIA MUY, MUY LEJANA

Si quieres permanecer en Corea del Sur más de 90 días hace falta un visado que te lo permita. Concretamente, el de los estudiantes es el visado D-2, que permite quedarse por ahí la duración de un semestre. Para hacer todos los papeles pertinentes, hace falta desplazarse hasta Madrid y parar en la Embajada de la República de Corea. El edificio que la alberga es algo así como una nave espacial con un puntito kitsch que le confiere encanto. Teniendo en cuenta que hay quien me ha dicho que los caracteres coreanos parecen lenguaje alienígena, todo encaja perfectamente. Cuidadín aquí con los despistados, la República Popular Democrática de Corea es OTRA COSA, más al norte, y donde dudo seriamente que se pueda ir de Erasmus asiático. El truco para diferenciarlas es el siguiente: el nombre que da buen rollo (por eso de la democracia y tal) va con ironía. En el caso de que alguien no lea las noticias, me veo en la obligación de anunciar que están en guerra la una con la otra.

Para hacerse el visado hay que cumplir los siguientes requisitos: que tengas ya una aceptación de una universidad coreana, que tengas pasaporte en vigor, que demuestres que eres estudiante de una universidad española, que tengas pasta y que si no tienes pasta alguien te avale mediante acta notarial. Ah, y un par de fotos de carnet recientes, no valen las de la Primera Comunión. El pasaporte se lo quedan en la nave espacial y luego te lo mandan con tu visado por correo urgente. Como yo avancé en mi anterior post, aún no tengo ninguno de los dos. Teniendo en cuenta que me voy en 14 días, estaría bien recibirlo en algún momento.

Ese visado también te permite tener un trabajito cutre de estudiante, con un máximo de horas a la semana. Aunque claro, es preciso hablar coreano como una campeona. Si alguien se lo pregunta, no es mi caso. Para ir calentando antes de mi partida, en los próximos posts trataré lo poco que sé y que nunca imaginasteis sobre las costumbres, la comida y el idioma coreanos. Para todo lo demás, Wikipedia.

Postdata: Ya me han comentado que lo de la sangría es imposible. Aunque he tardado, he terminado por superarlo. Gracias por la información.

Anuncios

Autor: Nhoa Lee

Soy una española que reside en Seúl gracias a una beca que me permite traducir literatura coreana al español. Llevo ya más de un año viviendo inmersa en esta cultura. Gracias a Corea he conseguido dos premios de ensayo y un premio de traducción de poesía. También he colaborado con distintos medios digitales para hablar sobre Corea del Sur. Además de traducir, trabajo en mi propia obra, principalmente poesía. Sorpresa. En este espacio quiero compartir pensamientos sobre Corea que difícilmente podréis por otros sitios. Literatura, arte, cultura, política y vida diaria. Esto no es un blog de viajes. Al menos, si entiendes el viaje como el consumo de elementos culturales que alguien ha determinado como turísticos. No obstante, si estás planeando un viaje a Corea y estás pensando en leer un buen libro de poemas coreano, que alguien te cuente por qué en Corea les cuesta tanto pedir perdón, cuál es la situación de las mujeres coreanas en el mundo empresarial o qué tienen de especial los calcetines coreanos, este es tu sitio. ¡Sígueme también en Instagram! https://www.instagram.com/objetivocorea/

¡Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s