GRACIAS, ESTUDIANTE, PERCHA

Cuando llegué a Corea, hace una semana y tres días, mi primera palabra fue “Gracias”, también la segunda, la tercera y la decimocuarta. Al llegar caía una manta de agua tropical. Después de once horas de vuelo y veinte minutos desde el aeropuerto, me vi sola en Unseo Station, con una maleta demasiado grande para mí y una mochila con libros que no cabían en la anterior, viendo desde la puerta la lluvia caliente bailar libre por la calle. Torrencial, tropical y pegajosa, que no parecía que fuese a parar en horas.

Que propio, pensé, entrar de lleno en el país, y empaparme mental y físicamente desde el primer día. Vislumbré al otro lado del mar una parada de taxis y no había otra. Apenas podía proteger los libros, no hablemos ya de la maleta o de mí misma.

En medio de unas escaleras la maleta sigue su curso con la gravedad sin mí, la bolsa con los libros empieza a calar, como mi moral. De repente aparece un paraguas negro sobre mi cabeza y la manga de una camisa blanca tan impoluta como aburrida, y a la manga le sigue un hombre de mediana edad que me dice un correctísimo “Poor girl”. Y yo le dedico mi primer “Gamsahamnida”, y le señalo los taxis en la distancia. Me ayuda a recoger la maleta de su excursión submarinista y a subirla por las escaleras. Hago del “gamsahamnida” mi mantra, lo repito cada cierto tiempo mientras avanzamos bajo el agua. Unos litros después, llegamos y aterrizo en un taxi, me pregunta en inglés que si vengo a trabajar y yo sonrío y me despido con un “hakseng”. Estudiante.

Señor coreano, esté donde esté, GRACIAS. En perfecto castellano, que mi coreano incipiente debió resultarle repetitivo.

Postdata: Percha se dice “otkeori” y es mi palabra favorita del coreano. Me la enseñaron cuando quise pedir unas en un hipermercado, y fue mi tercera palabra hablada con un nativo. Desde ese momento, todo va mucho más fluido.

Anuncios

Autor: Nhoa Lee

Soy una española que reside en Seúl gracias a una beca que me permite traducir literatura coreana al español. Llevo ya más de un año viviendo inmersa en esta cultura. Gracias a Corea he conseguido dos premios de ensayo y un premio de traducción de poesía. También he colaborado con distintos medios digitales para hablar sobre Corea del Sur. Además de traducir, trabajo en mi propia obra, principalmente poesía. Sorpresa. En este espacio quiero compartir pensamientos sobre Corea que difícilmente podréis por otros sitios. Literatura, arte, cultura, política y vida diaria. Esto no es un blog de viajes. Al menos, si entiendes el viaje como el consumo de elementos culturales que alguien ha determinado como turísticos. No obstante, si estás planeando un viaje a Corea y estás pensando en leer un buen libro de poemas coreano, que alguien te cuente por qué en Corea les cuesta tanto pedir perdón, cuál es la situación de las mujeres coreanas en el mundo empresarial o qué tienen de especial los calcetines coreanos, este es tu sitio. ¡Sígueme también en Instagram! https://www.instagram.com/objetivocorea/

¡Comenta lo que te apetezca!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s